Es el recuerdo y muerde
cualquier tarde escarlata,
            amor en las cenizas de cada gloria inerte.
Galope estival, sientes
            el peso inmaculado de los días
            sobre esa espalda de grillos y de luz.

            Donde vas descorriendo
            la irisada contradicción de otro despertar.