Leer a Confucio en vísperas de guerra, huír de la mediocridad y del bullicio atroz de la locura contemporánea, por encima de cualquier enfermedad creer en el vilipendiado poder de la naturaleza, permanecer infranqueable como el rayo en mitad del ruido, y saber que en último término yo decido.