"Ya sabéis, compañeros en penas, fatigas y anhelos, que la palabra
homenaje huele a estatua de plaza pública y a vanidad burguesa. No creo que nadie entre nosotros haya tratado de homenajear a nadie de nosotros hoy, al reunirnos, en la sabrosa satisfacción de comer como en familia. Se trata de otra cosa."

Miguel Hernández