Mañana con el recogedor
arrastrarán los trozos de mi alma
y los venderán al mejor postor
y los niños, corriendo alrededor
gritarán "Scardanelli, Scardanelli"
Hölderlin ha muerto ya.


Leopoldo María Panero